wolfmon

“Si fueseis del mundo, el mundo amaría lo suyo pero porque no sois del mundo sino que yo os escogí del mundo, por esto el mundo os aborrece”.(San Juan 15:19) Odi et amo. Quare id faciam, fortasse requiris... nescio, sed fieri sentio et excrucior.

sábado, 30 de agosto de 2014



Como el aire, como el tiempo como la nada, todo es un desagüe donde conociste todo y no te dio tiempo a construir.

jueves, 28 de agosto de 2014



Cada vez quedarán menos cosas incondicionales en este mundo.
Parece que soy de los pocos incondicionales que quedan.

lunes, 14 de julio de 2014



¿Qué nos queda viendo que la vida es y será lucha, que al final tarde o temprano caeremos ante ella y desaparecerá? 
Saber que la batalla es parte del contrato de nuestro nacimiento y por ello cumplirlo lo más dignamente posible.


Siempre me ha gustado controlar, poder prescindir de los pequeños o grandes vicios del mundo, poder anidar en una especie de precariedad espartana del puedo no tenerlo, puedo no disfrutarlo porque puedo dominarlo porque de todas el mayor deseo es situarse en la decisión. Poder controlar donde los demás caen, poder retarte a ti mismo, hasta que punto llego sin que me cueste. No hablo de estilos de vida, de cosas vitales para vivir una vida como mayores ilusiones o rutinas férreamente establecidas, esas pueden ser sagradas, hablo de poder dominar otros aspectos, hambre, sueño, gula, dolor físico, cansancio, calor, frio, etc, todo el exterior que pretende influirte, supongo que hay que tener capacidad o supongo que viene en una especie de sacrificio imperito de estar, mirar adelante, no inmutarse porque esas son cosas pequeñas, el verdadero dolor esta dentro, esa es la batalla.